Un trabajo mejor asignado

La recogida de bolas automática libera al personal para que pueda dedicarse a otras tareas. Por su parte, los jugadores podrán proseguir con su recorrido sin obstáculos en un club innovador.

Recogida de bolas continua

Cuando sus trayectos estén programados, Ballpicker no dejará de recorrer el campo de prácticas. Cuando el depósito de 300 bolas esté lleno, regresa a la base para descargarlas en un foso.

Funcionamiento multizona

Dependiendo de su programación y de las horas punta, Ballpicker se puede concentrar exclusivamente en las zonas donde van a parar la mayoría de las bolas.

100 % duradero

Los robots cortacésped para golf Belrobotics tienen un bajo consumo eléctrico (540 kWh/año de promedio) y emiten 10 veces menos CO2 que las máquinas térmicas equivalentes.

El método Ballpicker

Si le gustan las exclusivas mundiales, Ballpicker le encantará. Cuando sus trayectos estén programados, no dejará de recorrer el campo de prácticas. Cuando el depósito está lleno (>250), regresa a la base para descargar las bolas. En muy poco tiempo, las bolas se limpian y se envían al dispensador. Ballpicker vuelve a su estación de carga eléctrica por sí solo. No hemos dejado nada al azar.

Rendimiento y conectividad

Ballpicker es una joya tecnológica. Se encarga de campos de prueba de hasta 30.000 m² gracias a su anchura de recogida de 95 cm. Absorción promedia de 300 bolas incluso en campos que pueden presentar pendientes de hasta el 30 %. Una carga completa de sus baterías LiFePO4 lleva apenas 75 minutos. En aras de la conectividad, Ballpicker puede integrarse a su flota de robots cortacésped por control remoto.

Silencio y protección de las bolas

Los robots cortacésped Belrobotics combinan un equipamiento silencioso y resultados eficaces. Bigmow puede segar y mantener silenciosamente campos de prácticas de golf sin dañar las bolas gracias a unos discos de protección patentados que separan las bolas de las cuchillas de corte. Durante este tiempo, Ballpicker automatiza la recogida de bolas de forma inaudible (máx. 52 dB) y su peso limitado (70 kg) evita que las bolas se entierren en el suelo. Por lo tanto, usted se beneficiará de una exclusiva mundial.

Respeto del medio ambiente y enfoque sostenible

El golf y la naturaleza son indisociables. Los robots Belrobotics tienen un bajo consumo eléctrico (540 kWh/año de promedio) y emiten 10 veces menos CO2 que las máquinas térmicas equivalentes. La combinación de Bigmow y Ballpicker permite reducir significativamente el uso de abonos químicos y recoger eficazmente las bolas, sin prácticamente ninguna intervención humana.

Nuestros robots para golf

BallPicker Connected Line

Puede cubrir hasta 30.000 m² y recoger hasta 12.000 bolas/24 h.

Ballpicker automatiza la recogida de bolas en campos de golf y de prácticas. Una exclusiva patentada a nivel mundial para clubes de golf que gestionan campos de prácticas de hasta 30.000 m². Apueste por un socio autónomo, silencioso y sistemático.

  • Superficie de trabajo
    30.000 m2
  • Costes de electricidad
    120 €/año
  • Eficacia
    20 discos de recogida
  • Seguridad
    4 sónares

Funcionamiento por la noche y en modo "multizona"

Durante el día, Ballpicker funciona a pleno rendimiento según la densidad de las bolas que haya que recoger. Por la noche, puede continuar y compensar un posible retraso que se hubiera producido debido a un periodo de gran afluencia. Aún más potente: la programación "multizona". En horas punta, se concentra exclusivamente en las zonas donde van a parar la mayoría de las bolas. En una segunda fase, el robot procederá a recoger las bolas en las demás zonas. Usted decide.

Cuide la imagen de su club

Un campo de golf cuidado suscita el respeto de los jugadores y es positivo para la imagen del club. Por lo tanto, es preciso organizar un sistema de siega regular combinado con una recogida de bolas eficaz. Los robots cortacésped Belrobotics pueden organizarse en una flota. Cada máquina permanece autónoma pero cubre la zona específica configurada con la aplicación. La gestión al alcance de la mano para los responsables del mantenimiento de céspedes más exigentes.

«Instalamos nuestro primer robot cortacésped en 2015 y observamos un mejor corte que con nuestros tractores cortacésped. Desde entonces, hemos equipado 4 terrenos más en 2016 y 5 terrenos en 2017. Estamos muy satisfechos con nuestra flota de robots».

Elisabeth Bonde
Presidenta de espacios verdes del municipio de Arup (Dinamarca)

«Una vez que se incorpora en la flota un nuevo Bigmow, observo directamente mejoras estructurales en las semanas siguientes: densidad, vivacidad y nuevo crecimiento natural progresivo, incluso delante de las porterías».

Susanne Walter,
Encargada del césped (Bielefeld, Alemania)